Portada » Negligencia médica

Negligencia medica

La negligencia medica se produce cuando un paciente sufre un daño físico o moral, como consecuencia de un procedimiento médico imprudente o hecho desde el desconocimiento, por parte de un  hospital, centro sanitario o algún miembro del personal sanitario que no cumple con los estándares o protocolos médicos exigibles.

Imprudencia medica

La imprudencia médica consiste en acciones u omisiones realizadas por el profesional sanitario, hospital o centro de salud, de forma temeraria contraviniendo los protocolos, documentos de consenso y la práctica médica habitual en condiciones similares.

Para incurrir en imprudencia o culpa, deben darse dos elementos constitutivos: la infracción del deber de cuidado y la previsibilidad.

Ambos factores van ligados, es decir, no se puede entender que existe imprudencia médica si sólo concurre uno de ellos, solamente.

Delito negligencia medica

Para que la negligencia medica sea considerada delito y exista responsabilidad penal por parte del médico o profesional sanitario, éste debe haber actuado con dolo o culpa.

Entenderemos que ha actuado de esta forma cuando se dan los dos factores mencionados antes. Los delitos cometidos por actos médicos han sido denominados, a lo largo de la historia, como iatrogenia.

Para que estemos ante una conducta negligente, del médico o profesional sanitario, que sea punible penalmente, porque no toda actuación imprudente puede ser enjuiciada por la vía penal, debe estar recogida en el Código Penal y tener impuesta una pena concreta. 
Es importante destacar que de la responsabilidad penal, nace la responsabilidad civil subsidiaria la cual obligará a indemnizar al paciente por los daños causados.

Negligencia medica y las pólizas de seguros

En la práctica, casi todos los médicos cuentan con pólizas de seguros, por lo que, en general, se procederá a llevar a cabo una negociación con la aseguradora, de cara lograr un consenso o acuerdo que evite, al paciente, acudir a instancias judiciales penales y resolver el asunto de forma rápida.

Cabe recordar que dichas conductas dolosas o imprudentes, no sólo pueden ocasionar daños físicos, sino también daños morales.

Sólo en casos extremos en los que pudiera apreciarse una conducta dolosa, más allá de no actuar con la diligencia debida o una mala práctica común,  se puede interponer la denuncia penal. Pero no resulta recomendable seguir la vía penal más que en supuestos muy específicos sobre negligencias médicas donde las circunstancias quedan muy acreditadas. 


En INCURIA Abogados somos los mayores especialistas en negligencias médicas de España. Puede hablar con nosotros llamando al 📞605 059 619 o vía mail en 📩info@negligenciamedica.abogado

Además, puede contactarnos de manera inmediata vía Whatsapp haciendo click en la siguiente imagen