Error medico

Portada » Negligencia médica » Error medico

Error médico

Hablemos hoy de los errores médicos y errores de diagnóstico. Esperamos que sea de su interés este artículo:

Error medico y error de diagnóstico

En nuestra sociedad actual estamos muy acostumbrados a oír hablar de “denuncias” por negligencias médicas y quejas por negligencias médicas.

Igualmente oímos hablar del corporativismo que existe dentro de los profesionales de la sanidad para “taparse” o “encubrirse” unos a otros. Ello conlleva en muchas ocasiones el que una denuncia sea archivada con base a un informe médico que oculta o no revela las verdaderas circunstancias en que una negligencia médica ha ocurrido.

Sin embargo, no siempre que se archiva o se desestima una reclamación por negligencia médica es debido al tan comentado corporativismo.

Intentaremos explicarlo con un ejemplo gráfico: Es posible que dos personas hayan estado durante cuatro horas en los servicios de urgencias de un hospital y que al llegar a su casa fallecieran debido a un aneurisma que, conforme al informe de la autopsia, ya estuviera presente durante su estancia en los servicios de urgencias.

Pues bien, estos dos supuestos en principio idénticos pueden dar lugar a dos resoluciones distintas. En uno es posible que se aprecie la existencia de una negligencia médica, mientras que en el segundo supuesto, a pesar de ser aparentemente el mismo, tal negligencia no sea apreciada.


🔔 Resolvemos todas sus dudas. Contacte con nuestros especialistas en negligencias médicas a través del teléfono 605 059 619 o vía Whatsapp


¿Cuál podría ser la diferencia entre error medico y error de diagnóstico?

Pues bien, en uno de los supuestos se apreciará negligencia médica si del resultado de la autopsia se revela que el aneurisma pudo haber sido detectado fácilmente si se hubiese efectuado determinada prueba dados los síntomas que tenía el fallecido. También habría negligencia si se le hubieran hecho las pruebas diagnósticas necesarias de las que se desprendiera claramente la existencia del aneurisma que causó la muerte y que pudo haber sido tratado en el momento de su detección, y sin embargo se obviaron tales resultados porque posiblemente se interpretaron de manera errónea, o bien simplemente no se consultaron.

Es decir, existe negligencia porque o bien no se pusieron los medios necesarios (no se efectuaron las pruebas diagnósticas adecuadas a la sintomatología que presentaba), o bien existió un error de diagnóstico (se interpretaron de forma incorrecta los resultados de las pruebas), o simplemente ni siquiera se miraron los resultados de dichas pruebas diagnósticas, por lo que no fueron tenidos en cuenta.

Sin embargo en el otro supuesto en el que no se aprecia negligencia médica, del resultado de la autopsia se revelaría que el aneurisma que ocasionó el ulterior fallecimiento del sujeto, era indetectable con los medios actuales, de ahí que dicha negligencia no sea apreciada.

Con este ejemplo gráfico queremos explicar que no siempre que se produce un fallecimiento, o daño en un paciente, podremos hablar de negligencia.

No haga caso de esas personas no abogadas que le dirán que conocen un caso igual, y que eso es negligencia, y que seguro que ganan si demandan… etc… Si usted no quiere pasar un mal rato por fiarse de terceros, nuestro consejo es que siempre consulte con un profesional en la materia que es quien le dará un asesoramiento fidedigno y adecuado al supuesto concreto.

Tenga en cuenta que la obligación de los profesionales sanitarios es una obligación de medios, y no de resultados. Cada persona es diferente y su cuerpo responde de manera variable a los distintos tratamientos, de tal forma que nunca dos casos aparentemente idénticos pueden ser equiparables. Un profesional de la medicina no está obligado a curar a un paciente, pero si está obligado a poner los medios necesarios para ello, tanto de diagnóstico como de recuperación, dentro siempre de los avances de la ciencia que existan y con las limitaciones que ello supone.

Tipos de responsabilidad exigible

Cuando a usted le dicen que “denuncie”, tiene que saber que la denuncia se refiere exclusivamente a la vía penal.  Esta está reservada a los supuestos más graves de negligencia en que se puede llegar a atribuir al profesional médico desde un delito de lesiones imprudentes, hasta un homicidio imprudente. Se dirige habitualmente contra un profesional en concreto, y una condena penal puede llevar aparejada la inhabilitación para el ejercicio de la profesión. Los familiares o el paciente serán indemnizados, de existir condena, por vía de la responsabilidad civil derivada del delito. Dado que la vía penal se reserva a los supuestos más graves, también es la más difícil de hacer prosperar, aunque no imposible. Si no prosperase está vía, siempre quedan abiertas las demás.

Si se trata de la sanidad pública, usted podrá reclamar administrativamente por el mal funcionamiento del servicio y percibir una indemnización de la misma.

Si se trata de la sanidad privada, usted podrá hacer una reclamación civil que deberá dirigir tanto contra el profesional en concreto, como contra el centro médico a través del cual el servicio fue prestado.

En cualquier caso, su abogado será quien tras estudiar el asunto le asesore sobre las distintas opciones y la vía más adecuada.


En INCURIA Abogados somos los mayores especialistas en negligencias médicas de España. Puede hablar con nosotros llamando al 📞605 059 619 o vía mail en 📩info@negligenciamedica.abogado

Además, puede contactarnos de manera inmediata vía Whatsapp haciendo click en la siguiente imagen


Puede consultar también estos otros apartados de nuestra web: